🃏 ¡Sí, oh, profe!: Juego de cartas para clase de idiomas (¡en español e inglés!)
1358
post-template-default,single,single-post,postid-1358,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,woocommerce-no-js,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

🃏 ¡Sí, oh, profe!: Juego de cartas para clase de idiomas (¡en español e inglés!)

¡Comparte para ayudar a otros profes!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hoy traigo un juego en el que llevo trabajando bastaaaaaaaaaante (mucho 🤪🔫) tiempo y que sirve para mejorar, mediante la improvisación de una narración, nuestras capacidades para inventar excusas y justificarnos en otras lenguas, algo crucial para sobrevivir en la vorágine de malentendidos y confusiones que supone, a veces, moverse por un mundo extranjero.

Este juego de cartas es una adaptación para la docencia de “Sí, señor oscuro” y está pensado para clase de idiomas (aunque seguramente algún crack de otra rama de la enseñanza también podrá encontrarle uso 😉) para niveles a partir de B1. Su objetivo principal es practicar la expresión oral, en especial a través de mecanismos propios de la narración y justificación, y, por supuesto, pasar un buen rato 😇.

Por el momento las cartas están disponibles en español e inglés, aunque si alguien se anima a ayudarme con la traducción a otro idioma, bienvenido/a sea (➡️¡¡LLAMAMIENTO!! ⬅️).

¿DE QUÉ LECHES VA EL JUEGO?

Sí, oh, profe” (o, en inglés, “Yes, my teacher”) trata de un profesor que está muy, pero que MUY enfadado con sus alumnos porque han fracasado en la misión que les había encomendado (ya sea hacer los deberes, ya sea recoger un abrigo de la tintorería, ya sea volar una cometa). Lo divertido de este juego es que nadie gana, pero sí hay alguien que pierde: saldrá perdedor aquel jugador que reciba 3 puntos negativos del profesor. Los negativos los reparte el profe atendiendo al criterio que le venga en gana, como puede ser por poner una excusa muy larga y tediosa, por tardar demasiado en pensar una excusa, por repetir argumentos, etcétera.

Para darle más fantasía al juego podemos aceptar excusas surrealistas siempre que estén relacionadas con la carta de excusa jugada y sean consecuentes con la historia 🐲🦄⚡️.

¿CÓMO LECHES SE JUEGA?

1- Cada jugador recibe 6 cartas al azar: 3 de acción y 3 de excusa.

2- En la mesa dejamos dos mazos (boca abajo), uno con las cartas de excusa y otro con las de acción.

3- El profesor plantea una misión fallida (“¿Por qué no habéis visto la película que os mandé ver?”) y pide explicaciones directamente a un jugador, que será quien comience a elaborar la excusa.

4- Durante su turno, el jugador debe jugar al menos una carta de excusa (máximo 3 por turno) y termina su turno jugando una carta de pasar el marrón.

5- Tras terminar su turno, debe robar cartas del mazo de excusas hasta tener 3 en la mano.

6- Se roba una carta de acción cada vez que alguien te pasa el marrón.

Además, fuera de su turno los jugadores pueden jugar la carta de Interrupción para matizar o rectificar algo que están diciendo sus compañeros. El profesor se reserva el derecho de redirigir la partida pidiendo explicaciones a quien quiera cuando él quiera, que por algo es EL PROFE.

CARTAS DE ACCIÓN

Explicación

1.- Carta de interrupción. Robas la palabra a un jugador durante su intervención.

2.- Carta de interrupción y pasar el marrón. Robas la palabra a un jugador durante su intervención para echar la culpa a otro.

3.- Carta de pasar el marrón. Durante tu turno, utilizas esta carta para cargar el muerto a otro jugador.

Con estas instrucciones básicas ya se puede empezar a jugar, pero si se quiere entrar en detalle recomiendo consultar las normas del juego original, así como los videos que subí a Instagram:

¡¡Si llegas tarde al sorteo sígueme en Instagram para no perderte ni uno más!!

¿Qué te parece el juego? ¿Se te ocurre algún uso alternativo? ¡Deja un comentario debajo! 😊

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Etiquetas:
Ningún comentario

Deja un comentario