Villancico: ¡Ay, del chiquirritín!
238
post-template-default,single,single-post,postid-238,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,woocommerce-no-js,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Villancico: ¡Ay, del chiquirritín!

¡Comparte para ayudar a otros profes!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Explotación didáctica de una canción navideña

Diminutivos, silabeo, pronunciación

 

Soy miembro estrella del club de los que creen que las navidades empiezan a finales de noviembre y heme aquí hoy, escribiendo esta entrada frente a mi arbolito, con mucho espíritu y un regalo bajo el brazo 😊.

Y ese presente no es ni más ni menos que la explotación de uno de mis villancicos favoritos: Ay, del chiquirritín. He escogido la versión del célebre grupo Parchís por la calidad del sonido y la claridad de las voces, aunque confieso que la impronta que han dejado en la última estrofa me perturba un poco (¿desde cuándo Jesús come corazones?).

Venga, como diría Leticia Sabater: “Papi, vamos al turrón”. ¿Para qué sirve este villancico? Pues lo cierto es que se presta a trabajar varias cosas:

  • La pronunciación de sonidos complicados como la erre múltiple. Para esto vienen al pelo chiquirritín y chiquirriquitín, bien cargaditas y ¡con qué sonoridad!
  • Los diminutivos. Podemos aprovechar que la canción contiene bastantes diminutivos para introducirlos o repasarlos.
  • El silabeo, es decir, la división de los versos en sílabas teniendo en cuenta la unión de vocales en sinalefas (hay varias en la canción). Los aprendientes de español tienden a hablar de forma telemática, haciendo pausas entre cada palabra, y suelen tener problemas al cortar el continuo sonoro.

Todo ello bien comprimido en una página que rezuma Navidad por las cuatro esquinas 😊

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Etiquetas:
,
Ningún comentario

Deja un comentario